José Félix Riba

Publicado el 0 Commentarios
Alejo García S.

Descendiente de una distinguida familia caraqueña, perteneciente a la oligarquía criolla durante la colonia; cuyo padre fue don Marcos José de Ribas y Bethencourt Rodríguez de Talavera y Llerena y su madre doña Petronila Herrera de las Mariñas Mesones y Liendo; José Félix Ribas nació en Caracas, el 19 de setiembre de 1775. Fue alumno del seminario y después sin concluir esta vocación se ocupó en tareas agrícolas. Es el último de once hermanos. Se casó con la joven María Josefa Palacios Blanco Gil de Arratia y Herrera, por consiguiente tía del futuro Libertador Simón Bolívar, el primero de febrero de 1796. Al desencadenarse los sucesos que dieron lugar a la Revolución del 19 de abril de 1810, José Félix Ribas tomó parte en la Junta Suprema de Caracas, instalada al deponerse al Capitán General, Vicente Emparan. Intervino como líder de los pardos caraqueños en la protesta pública por la ejecución de un grupo de patriotas en Quito, practicada por las autoridades realistas de esa colonia. Participó activamente en los acalorados debates de la Sociedad Patriótica, convirtiéndose en uno de los líderes radicales en apoyo a la independencia de Venezuela.

En el área militar actuó como coronel y jefe del batallón de Milicias Regladas de Blancos de Barlovento. En 1812 participó en la campaña militar contra el jefe español Domingo Monteverde, bajo el mando del general Francisco de Miranda. A continuación pasó a Caracas donde asumió el cargo de comandante militar de la capital, en reemplazo de Juan Nepomuceno Quero. Al perderse la primera República en 1812, Ribas emigra a Nueva Granada. Allí encontró unos cuantos patriotas venezolanos. Luego se une en Ocaña a las fuerzas republicanas comandadas por el brigadier Simón Bolívar, quien venía victorioso desde el bajo Magdalena. El 28 de febrero de 1813 se celebró la batalla de Cúcuta, derrotando Simón Bolívar al realista Ramón Correa. En esta acción militar, Ribas se destacó con una carga de bayoneta al centro de las fuerzas realistas. Al terminar la Campaña Admirable en Caracas en agosto de 1813, Ribas asume la gobernación de la provincia. En noviembre de ese año es triunfador en la batalla de Virgirima. Es uno de los ilustres próceres de la independencia de Venezuela.

La acción militar más descollante fue la batalla de La Victoria, el 12 de febrero de 1814. Ahí, inmortalizó a las tropas patriotas integradas por jóvenes estudiantes de la Universidad de Caracas y seminaristas, al derrotar a los jefes realistas José Tomás Boves y Francisco Tomás Morales. Ante sus imberbes tropas, pronunció en su arenga la famosa expresión: “No podemos optar entre vencer o morir, necesario es vencer”. Otros éxitos militares en la causa emancipadora son su actuación decisiva en varias batallas en el desarrollo de la campaña admirable, tales como: Niquitao y los Horcones, así como en Charallave se impuso a Francisco Rosete, al igual que en Ocumare del Tuy. También venció al mariscal de campo Juan Manuel Cajigal junto a otros patriotas en la primera batalla de Carabobo. En Maturín en compañía de José Francisco Bermúdez presentó una fuerte resistencia al español Francisco Tomás Morales. Ambos jefes republicanos fueron derrotados. En la batalla de Urica en 1814, muere el jefe español José Tomás Boves. Ribas ante el descalabro patriota huye. Es delatado por un esclavo, apresado, vejado y fusilado. Su cuerpo fue desmembrado y exhibido en las vías principales de Caracas. Al cumplirse 238 años de su natalicio, los venezolanos debemos honrar su memoria y exaltar su participación histórica en el proceso independentista.

Alejo García S.

ing_garcia6@hotmail.com