Venezuela - Viernes 25 abril, 2014

Opinión - 29 enero, 2013 | 12:00 AM

Panorama político

La actualidad política de la nación genera incertidumbre en cuanto a su futuro económico, político y social. En nuestra historia republicana no se había presentado una situación tan azarosa, frustrante y tan negativa de nuestra  nacionalidad como la que estamos atravesando. Hemos tenido gobernantes de diversos tipos: civilistas, dictadores, autócratas y populistas con pretensiones de líderes universales. No se tiene noticia de que alguno de ellos, en el ejercicio del poder,  hubiese pretendido establecer como sede del gobierno venezolano en una nación extranjera. La extravagancia fanática por el dictador cubano Fidel Castro ha conducido al presidente venezolano a establecer un vínculo de dependencia contrario a nuestros intereses y a radicarse enfermo en La Habana con la bendición complaciente de los factores de poder que él creó a su alrededor.

La grave enfermedad que el presidente padece ha dejado el país como suspendido en un hilo. La ausencia del Jefe de Estado imposibilita la marcha legal de las altas responsabilidades que la Constitución le otorga.  El Tribunal Supremo de Justicia dictaminó la continuidad administrativa pasando por encima de la norma constitucional que establece la conducta a seguir en caso de falta temporal  del Presidente (artículo 231). En consecuencia, tal decisión ha sido fuertemente cuestionada  nacional  e internacionalmente.

El resultado de la falta temporal del Primer Mandatario es que tenemos un Presidente que no es el Presidente, apoyado por fuerzas políticas afines,  que en su afán de sentirse legitimado ocurre a la convocatoria de sus partidarios para lanzar consignas de apoyo. Resulta curioso y hasta grotesco que el Vicepresidente exalte la solidaridad de esa gente declarando: “Yo soy Chávez”. “Todos somos Chávez”. Pareciera que después de aquello de que “Somos hijos de Chávez” se haya pasado al espíritu de la reencarnación para diluir su humana existencia en la adoración de una imagen.

El secreto, bien guardado, de lo que realmente le ocurre al Presidente ha dado pie a variados rumores: que no está enfermo, que de repente aparece y se juramenta, que está embalsamado por orden de los Hermanos Castro, que está en estado de coma. El pueblo acoge variadas versiones.

Por otra parte, circulan opiniones sobre el panorama político. Venezuela ya no es Venezuela.  Es un apéndice de Cuba. Ya son dueños del petróleo que fuera nuestro. Venezuela está invadido por militares cubanos.  Las oficinas del Registro Público, la Fuerza Armada, la identificación nacional, todo está penetrado por el servicio secreto cubano. Todo esto se dice y se publica por los medios de opinión.

En realidad, el panorama político de nuestra Venezuela es inquietante. La duda de que en realidad seamos una nación soberana le agrega un ingrediente peligroso a nuestra estabilidad como nación. Nunca antes estuvimos al borde de una contienda. Ya se empiezan a suponer magnicidios sin siquiera tener al Presidente.

(negrovi22@gmail.com)

Gonzalo Vivas Ramírez.



  • Noticias Anteriores

    abril 2014
    LMXJVSD
    « mar  
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930 
  • Espacio publicitario disponible - S3 (0426-2722583)

  • Espacio publicitario disponible - N4 (0426-2722583)