logoMundial
logoMundial
Venezuela - Miércoles 23 julio, 2014

Cosas del Mundo - 10 noviembre, 2012 | 10:42 AM

A Suecia se le acabó la basura para reciclar y ahora la importa de Noruega

La necesitan para generar energía. De esa manera, aportan al medio ambiente y potencian la industria local. El 96% de los desperdicios se recicla o se deriva a las plantas de incineración. Gracias a esto, un cuarto de millón de hogares se abastece de electricidad y el 20% goza de calefacción.

El reciclado de residuos en Suecia es vital.

El reciclado de residuos en Suecia es vital: con ello logran energía para, al menos, unas 250 mil casas. Por ello, cuando se quedan sin desechos es un problema y prefieren importar de países vecinos como Noruega.

Por eso, la noticia que en un principio sonaría positiva, e incluso envidiable, para los suecos es un problema. En esa línea, Catarina Ostlund, una consejera de la Agencia de Protección Ambiental Sueca destacó que tienen “más capacidad” de generar energía que de basura producida por los ciudadanos.

De ahí que los primeros cálculos arrojan que Suecia importa 80 mil toneladas de desechos. “El arreglo con Noruega es el siguiente: Noruega le paga a Suecia para que se lleve su exceso de basura, Suecia la quema para producir electricidad y las cenizas restantes del proceso de incineración se retornan a los vertederos de Noruega”, explican los medios locales.

Incluso, Ostlund sugiere que Noruega no es la pareja ideal para este arreglo: “espero que mejor podamos obtener los desperdicios de Italia o Rumania o Bulgaria o los países bálticos, porque muchísima termina en los vertederos. Ellos no tienen plantas de incineración o de reciclaje, así que podría ser una solución a sus desechos”.

A Noruega le resulta más rentable pagarle a Suecia para que se lleve 800.000 toneladas de residuos que procesarlos en el propio país. Y a Suecia le cae como anillo al dedo recibir el desecho para continuar generando más energía para sus habitantes.

Suecia se anticipó a otros países en la transformación de basura en energía, pues inició en la década del 70 la expansión de las plantas de incineración. Una década más tarde fueron pioneros también en la reducción de emisiones, producto de esta incineración. Actualmente, han logrado reducir entre el 90% y 99% de las emisiones, mediante técnicas especiales que benefician el medio ambiente. Y todo gracias al reciclaje.

(El Comercio)