Venezuela - Miércoles 23 abril, 2014

Infogeneral - 10 febrero, 2013 | 12:00 AM

Compras masivas en San Cristóbal de mercancía importada a 4, 30 $

Ni la lluvia de este sábado impidió a los tachirenses hacer las compras de electrodomésticos.

No les importó soportar largas filas de espera para comprar sus productos, incluso madrugaron para acudir a las tiendas y aguardar que abrieran sus puertas con la misión de ser los primeros y conseguir los artículos, ante una posible explosión de los precios. Como dijo una señora: “Seguro que el miércoles sube todo, hay que aprovechar”.

Así fue la reacción que se vivió este sábado en San Cristóbal tras la devaluación del bolívar anunciada por el gobierno nacional el pasado viernes, cuando centenares de tachirenses acudieron a los comercios de la ciudad para hacer sus respectivas compras anticipando el efecto de la devaluación.

Farmacias, supermercados, tiendas de electrodomésticos, entre otras; vieron colmadas sus instalaciones. Incluso el movimiento de personas se podía observar a cuadras de los negocios, donde se generó congestionamiento vehicular por la gran cantidad de gente. Pero ni la lluvia impidió a los tachirenses adquirir bienes perdurables como una forma de invertir su dinero, ante el nuevo tipo de cambio.

Destacó la situación que se presentó en las tiendas de electrodomésticos, ya que desde el pasado viernes -después del anuncio de la depreciación de la moneda nacional- fue abrupta la visita de consumidores que desesperados buscaban todos los productos de la línea blanca y marrón, computación y comunicaciones.

Aires acondicionados, neveras y televisores fueron los artículos más demandados.

Con metro en mano algunos medían cocinas, neveras y refrigeradores esperando que cuadraran con el espacio destinado en su hogar. Otros consultaban a sus familiares sobre la diferencia entre un televisor LED o LCD, algunos por teléfono avisan a amigos y conocidos sobre un aumento de los precios, y había varios adquiriendo los artículos de la exhibición, porque ya no quedaban más.

Clara Ramírez aseguró que acudió el sábado con su esposo para equipar la casa que compraron. “Ese mismo día se acabaron las neveras económicas y de dos puertas verticales tampoco quedaban. Pero hoy veo (domingo) que repusieron mercancía. Vinimos otra vez porque la tarjeta no pasó por el monto completo. Es una locura que lamentablemente tenemos que vivir los venezolanos”.

Todos los productos tuvieron una fuerte demanda en especial las neveras, cocinas, lavadoras y secadoras, microondas, refrigeradores, aires acondicionados, cafeteras, ventiladores, licuadoras, televisores, computadoras y cámaras fotográficas, que se vendieron como “pan caliente”. Algunos consumidores decidieron renovar sus artefactos, otros equiparse y la mayoría evitar comprar con nuevos precios.

Los consumidores decidieron invertir su dinero en productos importados ante la depreciación del bolívar.

—Hoy era el día para comprar un aire acondicionado para mi negocio antes que suban los precios. Fui a varias tiendas, pero las filas eran kilométricas, finalmente encontré una menos concurrida, pero los productos volaban de las exhibiciones. Todo el mundo quería comprar. Fue notoria la presencia de colombianos, se distinguían por el acento—dijo Teresa Navas.

En efecto, el boom que generó el anuncio de la devaluación produjo un movimiento en la frontera colombo-venezolana, este fin de semana previo a las fiestas carnestolendas, donde los vecinos del hermano país no desaprovecharon la oportunidad para seguir haciendo sus compras en tierra venezolana con un cambio monetario que les favorece.

Uno de los fleteros ubicados en las afueras de los comercios comentó que el estallido de gente desde el viernes después de las cuatro de la tarde no ha sido normal, tanto de colombianos como venezolanos, al punto que aun cuando los comercios cierran sus puertas a las seis de la tarde, están trabajando pasadas las ocho de la noche mientras se le despacha la venta al cliente.

—Los fletes se realizan a todos los pueblos del estado, cubrimos toda la geografía tachirense. Hemos llevado productos a Rubio, San Antonio, Colón, La Fría, La Grita, Torbes, Cordero, El Junco, en fin. Los precios varían de acuerdo con la distancia, pero van desde 250 bolívares—comentó el fletero.

Gran cantidad de personas colmaron los comercios de la ciudad este sábado adelantándose a un estallido de los precios.

De manera extraoficial se pudo conocer que algunos establecimientos activaron un plan de contingencia que consiste en reponer los productos para satisfacer la demanda, motivo por el cual se visualizó la llegada de cavas repletas de mercancía. Además la mayoría de comercios laborará lunes y martes de carnaval, en horario corrido, para aprovechar la estampida de consumidores.

Se supone que el miércoles de ceniza, 13 de febrero, será publicada en Gaceta la devaluación del bolívar y a partir de esa fecha habrá un incremento de todos los bienes y servicios. No obstante, algunos comerciantes aseguraron que el aumento en los precios es una constante desde el pasado mes de septiembre cuando se celebraron las elecciones presidenciales.

Mariana Contreras



  • Noticias Anteriores

    abril 2014
    LMXJVSD
    « mar  
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930 
  • Espacio publicitario disponible - S3 (0426-2722583)

  • Espacio publicitario disponible - N4 (0426-2722583)