Detectan 200 cartas falsificadas de residencia para tramitar las remesas de divisas al exterior

Publicado el 0 Commentarios

Más de 200 cartas de residencia con rotulaciones falsas de delegaciones de diversos municipios del estado y que son utilizadas para el envío ilícito de divisas al exterior, han sido detectadas en los organismos dependientes de la Dirección de Política regional.

La denuncia la formuló la delegada del municipio San Cristóbal, Marielis Palma, quien explicó que en el último mes, en la sede de la capital tachirense, se han detectado numerosas constancias de residencias forjadas, las cuales no corresponden a la papelería y los sellos del organismo.

—Nuestra institución siempre ha mantenido contacto con los representantes de casas operadoras de remesas familiares en la región, ellos nos han remitido constancias que son presentadas por solicitantes de divisas y en esos documentos hemos detectado que existen forjamientos y alteraciones de sellos y firmas. En unos casos, se han presentado cartas de la delegación de Ureña, pero estas tienen en su rotulado la presentación de la parroquia San Cristóbal, denominación totalmente errónea, pues no existe esa figura, sumado a la firma falsa del funcionario—.

Refirió la funcionaria que la serie de documentos, sobre todo de constancias de residencia, son requeridos por las casas operadoras de remesas para el envío de dólares al exterior, cuyo destino es en particular hacia la vecina Cúcuta.

—Lamentablemente -prosiguió-, muchas personas se han dado a la tarea de forjar ese documento, con la firme intención de obtener divisas y efectuar la conocida “triangulación”. La mayoría de irregularidades que se han conseguido van desde una carta de concubinato, hasta una partida de nacimiento falsa, todo eso para lograr obtener las remesas familiares y lucrarse de una manera ilegal con los dólares que otorga Cadivi.

Reseñó Palma que en el mes de diciembre, la delegación del municipio San Cristóbal formuló una denuncia ante las autoridades policiales por la presencia de una banda organizada, la cual operaba en la 7ma avenida y se dedicada al forjamiento de documentos y “triangulación” de divisas.

Advirtió que, aunque no se logró capturar a los cabecillas de la organización, se pudo evidenciar el negocio que existe en torno a esta actividad. “Quienes sean capturados por estos hechos de forjamiento de documentos públicos, pueden ser condenados, con penas entre los tres y seis años de prisión, a lo cual se le debe sumar una sanción pecuniaria de 300 a 600 unidades tributarias.

Toda esta situación ya está en manos de las autoridades y es a ellas a quienes les compete actuar”.

Pablo Eduardo Rodríguez
]]>