Hasta Bs. 800 cuesta una consulta médica privada

Publicado el 0 Commentarios

Las consultas médicas han registrado un incremento en sus costos, algunas llegan a Bs. 800

Hasta Bs. 800 puede costar una consulta médica en los centros y consultorios privados en el Táchira, luego de que estos precios experimentaran un aumento durante los últimos días de diciembre de 2012 y enero de 2013, según han referido los usuarios.

En un sondeo hecho en diversos consultorios médicos de la ciudad, así como información recibida por parte de los usuarios, se pudo constatar que una consulta médica privada en Táchira se encuentra en un estándar de precio alrededor de los 400 bolívares, sin embargo, debido a la libre fijación de costo por parte del prestador del servicio, hay unas que se elevan hacia los 600 y hasta 800 bolívares.

Durante el mes de diciembre, algunas consultas médicas registraron un alza inesperada, pasando de 300 a 400 bolívares; no obstante, hay algunos especialistas que aún cobran un poco menos, y sus servicios se encuentran en 200 o 250 bolívares, pero son muy pocas estas excepciones.

Algunos usuarios han hecho sentir sus quejas, al expresar que consideran sumamente elevado el costo de la consulta médica, teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos, el médico recibe hasta 15 o 20 pacientes en un día, ocupando apenas unos 15 minutos en la revisión de cada uno, y en muchos casos no dan factura por el servicio prestado.

Así mismo, las personas acuden a la consulta privada, ante la dificultad de conseguir una cita en un hospital público, ya que el sistema de salud gratuito en Venezuela se ve colapsado ante la falta de insumos y los bajos salarios al personal asistencial. Si el paciente requiere la revisión del especialista con urgencia, no puede aguardar hasta dos y tres meses para poder verse sin pagar, ya que la espera podría ser fatal y permitir el avance de la enfermedad; de tal forma que acude al privado aunque tenga que pagar costos elevados.

Largas esperas y numerosas condiciones

Además del elevado costo que deben pagar por una consulta médica, equivalente en algunos casos al 40% del salario mínimo venezolano, los usuarios del servicio privado de salud, se quejan constantemente de las largas esperas a las que se ven sometidos en los consultorios, o los lapsos para poder lograr el servicio.

Al respecto, en algunos consultorios el mecanismo es conocido como “orden de llegada”, de tal forma que el paciente, aunque deba suspender su jornada laboral, se ve obligado a llegar a primera hora de la mañana o la tarde, y pasar hasta 8 horas hasta que le corresponda su turno.

“Generalmente las secretarias indican que es por orden de llegada, uno llega al consultorio y ya hay muchas personas en espera, entonces debe pasar toda la tarde, incluso hasta altas horas de la noche; a pesar de que uno está pagando un servicio, se niegan a reorganizar la atención, fijando por ejemplo una hora aproximada para uno aprovechar ese tiempo y no perder un día entero en un consultorio, olvidan que el paciente también tiene ocupaciones”, dijo Aimara Sánchez.

En algunas clínicas se observan criterios narrados por los usuarios como: “el doctor deja pegada una hoja en la puerta del consultorio para que uno se anote en la lista para el día siguiente, lo grave es que uno debe anotarse cuando él termina de pasar la consulta del día, eso es como a las 8 de la noche, entonces el paciente se ve obligado a trasladarse hasta la clínica a esa hora para lograr verse el día siguiente con el médico” refirió Eduardo Rivera.

También se observa en los consultorios con gran frecuencia, avisos que notifican al paciente sobre el cobro de algunos servicios, que deberían estar incluidos en el chequeo que el paciente solicita, las publicaciones dicen “si usted solicita un informe médico o constancia fuera de su cita, deberá cancelar el valor de una consulta”; similar situación con las consultas post operatorias, cuando el galeno cobra por retirar puntos de sutura o por chequear el estado de la persona tras una intervención quirúrgica que debería estar incluido dentro de los honorarios ya cancelados.

En otros casos obligan a los pacientes a llegar a algunos centros de salud desde las 4 o 5 de la mañana para poder agarrar un número, para verse con el médico durante el día.

Al preguntar sobre una cita en una clínica oftalmológica de la ciudad, la asistente refirió que solo hay cupo para final del mes de marzo, pues el médico tiene su agenda colmada. Esta situación se repitió en un consultorio de un neurólogo con cupo para el mes de abril, y con criterios muy estrictos para permitirse ver al paciente por una emergencia.

Las personas también denuncian con frecuencia el excesivo número de pacientes que atiende un solo especialista en un día, en algunos casos hay hasta 20 personas en espera, lo cual ocasiona que la atención dure menos tiempo y sea menos personalizada.

Laura Sobral