Más de mil accidentes con motos en 9 meses

Publicado el 0 Commentarios
Los niños también son afectados por los accidentes con motos. (Foto/Jorge Castellanos)

Los niños también son afectados por los accidentes con motos.
(Foto/Jorge Castellanos)

Las motos son los vehículos de la familia en el país, pero su mal uso se está convirtiendo en un problema de salud pública.(Foto/Pablo Róder)

Las motos son los vehículos de la familia en el país, pero su mal uso se está convirtiendo en un problema de salud pública.(Foto/Pablo Róder)

Más de mil accidentes de tránsito han ocurrido este año en el Táchira. (Foto/Carlos Eduardo Ramírez)

Más de mil accidentes de tránsito han ocurrido este año en el Táchira. (Foto/Carlos Eduardo Ramírez)

Con el afán de ser los primeros, a muchos motociclistas no les interesa transgredir la ley. (Foto/Tulia Buriticá)

Con el afán de ser los primeros, a muchos motociclistas no les interesa transgredir la ley. (Foto/Tulia Buriticá)

Disfrutar con el peligro trae sus efectos fatales. Un ejemplo, es un sector de motociclistas que no se halla en las carreteras si no va a la máxima velocidad que le da el vehículo de dos ruedas que conduce, combinada a veces con la ingesta de licor. Saben –así lo han reconocido quienes omitiendo su nombre o prefiriendo cambiarlo, han manifestado su amor por la velocidad- que rompen esquemas al transgredir las leyes de Tránsito y convertirse en prácticamente una molestia para los demás conductores e incluso para los peatones. También, que las consecuencias son muerte, lisiados y un problema económico para la familia y el Estado, cuyas cifras están aumentando, causando alarma en la sociedad, por cuanto, según las autoridades, están involucrados en el 70 por ciento de los accidentes viales.

Los calificativos que se escuchan contra quienes van en una motocicleta, tanto de peatones como de conductores, son insultantes y nada dignos de ser publicados. No obstante, quienes los manifiestan argumentan su molestia afirmando que “muchos se han convertido en un peligro inminente por la cantidad de abusos que cometen al conducir una moto”; “manejan de manera agresiva”, “adelantan por la derecha”, ”quieren adelantar todo el tiempo y agarran el canal contrario, arriesgando su propia vida”.

Y es que también dicen que “el motorizado, para algunos conductores, cuando no está abusando, está estorbando, se dan el lujo en carretera de tomar varios motociclistas un canal para hacer “tertulia” en plena vía, sin permitir el paso del vehículo que llevan detrás, e incluso, se les ve hablando por teléfono. Cuando hay cola, son una amenaza para los retrovisores, a más de uno se los han partido, y cuidado que alguien reclame, porque ellos siempre tienen la razón, ocasionando problemas a todo el mundo. Ah, y cuando alguien los choca o les reclama, viene la “solidaridad” absurda, se amontonan, agreden a quien sea, así ellos hayan perdido el choque. Entonces la gente les tiene miedo. Los conductores les tienen miedo a los motorizados en la vía”.

Comentan, de igual manera, que “en la noche muchos andan sin luces, pero en los semáforos es peor, no esperan la luz verde y se la “comen”, da miedo manejar porque uno no sabe cuándo aparece un motorizado, y lo que puede hacer. Para los peatones son otro problema, porque transitan por las aceras para adelantar, y el ciudadano, o se quita o se quita, no tiene alternativa, porque si no lo atropella, no respetan a nadie”.

Señalan que “extrañamente, a cada rato vemos en la vía a un motorizado que se le cae el casco, porque no se lo amarran, solamente se lo ponen para que el fiscal no les diga nada, como van a alta velocidad, ocasionando otro peligro. Ellos caen en la carretera y salen para cualquier lado, dando vueltas, unos quedan tirados en plena vía, otros reaccionan con agresividad, quieren pelear con la gente, así pierdan un choque, el abuso ha llegado al extremo que chocan entre dos motorizados, lo pasan a uno y a los cinco minutos los ve tirados en el suelo, porque han chocado con algún taxi”.

Alarma en la sociedad tachirense

Las consecuencias de esa cultura anticiudadana y “de lo que no debe ser”, se ven a diario en las carreteras del Táchira, donde no es difícil ver en un día, al menos un accidente vial en el que hay una motocicleta involucrada. De allí el “disparo” de las estadísticas que ha transformado la situación en un problema de salud pública, que alarma a la sociedad tachirense, aunque es un asunto a nivel mundial, por cuanto según la Organización Mundial de la Salud (OMS) (), cada año los accidentes de tránsito causan la muerte de 1.3 millones de personas en todo el mundo, y casi la mitad (46%) son «usuarios vulnerables de la vía pública», es decir, peatones, ciclistas y motociclistas. Los traumatismos causados por el tránsito son la causa principal de muerte en el grupo de 15 a 29 años de edad.

De acuerdo a los datos de la morbilidad por accidentes con motos de los usuarios que asisten a la Emergencia General del Hospital Central de San Cristóbal, llevados por la Dirección de Epidemiología, en agosto se produjeron 215 accidentes de tránsito, en los cuales estuvieron involucrados 169 masculinos y 46 femeninos; en 115 accidentes resultaron afectadas personas entre los 15 a 24 años de edad; y en 60 personas entre los 25 a 34 años de edad.

De acuerdo a los datos aportados por el doctor Gustavo Uribe Díaz, director general del máximo centro asistencial del Estado, según la condición del accidentado, de esa cantidad de accidentes, quienes sufrieron las lesiones “más complejas” fueron los conductores (137); predominaron además los accidentes por choque o colisión, y 110 ocurrieron los fines de semana (viernes, sábado y domingo).

El director de Protección Civil en el Estado, Yesnardo Canal, ordenó un sondeo sobre los hechos viales con moto, solamente los fines de semana, y los que los funcionarios de la Institución levantaran de julio a septiembre (excepto la última semana de septiembre),  sin tomar en cuenta los accidentes que atienden Bomberos y otros cuerpos de seguridad y los que van a diferentes instituciones asistenciales, y los mismos arrojaron que se produjeron 142 accidentes con motorizados, con cuatro fallecidos. En ese período, entre seis de la mañana y doce del mediodía, ocurrieron 35 hechos viales, con dos fallecidos; entre una de la tarde a siete de la noche, 59 accidentes; entre ocho de la noche y cinco de la mañana, hubo 48 hechos viales, y dos fallecidos. En esos hechos viales con motorizados, hubo 186 lesionados, entre 21 y 30 años de edad; y el segundo lugar lo ocuparon personas entre los once y veinte años de edad.

Canal apuntó que en más del 90% de los accidentes viales, se reflejó el consumo de bebidas alcohólicas, por lo que instó al colectivo evitar excesos al momento de ingerir licor y conducir vehículos. De enero a junio, indicó, ocurrieron 799 accidentes en el Táchira, 126 accidentes en enero, en febrero 119, en marzo 46, en abril 249, en mayo 102 y en junio 157. Es decir, que hasta septiembre han ocurrido más de mil accidentes viales con motociclistas.

Las estadísticas dadas a conocer el veintinueve de septiembre por el doctor Renny Cárdenas, jefe del Servicio de Traumatología y Ortopedia del Hospital Central de San Cristóbal, atendidas en esa emergencia, agudizaron la preocupación de las autoridades sanitarias, por cuanto indican que entre mayo de 2012 y mayo de 2013 atendieron 6 mil 970 personas, de las cuales 5 mil 348 (76%) tenían fracturas, 70 por ciento de ellas por accidentes de tránsito, “ocupando el primer lugar, con más de la mitad, los que involucran motocicletas, el resto por accidentes en carros o arrollados”.

Informó que diariamente acuden 19 pacientes, de los cuales 14 son por fractura, la mayoría en los miembros inferiores y gran parte corresponde a fracturas abiertas, con exposición del hueso, debido a la poca cobertura cutánea en esa parte del cuerpo, ameritan cirugía para restituir y volver a su lugar original la parte lesionada. Las fracturas más comunes son en el fémur, le siguen las de clavícula, radio, tibia.

Las cifras, derivadas de la investigación en el período mencionado, hechas por las doctoras Jenny Vargas e Ingrid Sepúlveda, muestran que el 50 por ciento de los pacientes ingresaron entre las siete de la noche y la una de la madrugada, y entre una de la madrugada y siete de la mañana; asimismo, que al menos 54 por ciento de los afectados son hombres, y 40 por ciento, con edades entre los 20 y los 50 años de edad, es decir, en plena etapa productiva.

El galeno llamó a la reflexión a los conductores sobre la situación, por cuanto la motocicleta en Venezuela ha sido tomada como un vehículo familiar, y hay una alta incidencia de niños con fracturas por accidentes en vehículos de dos ruedas, en los cuales, solamente en una moto se desplazaban hasta 3 ó 4 personas. Recuerda que el 50 por ciento de los accidentados queda hospitalizado, y su recuperación, que puede durar largo tiempo y congestionar las emergencias, es muy costosa.

Marina Sandoval Villamizar