Venezuela - Miércoles 23 abril, 2014

Infogeneral - 3 julio, 2012 | 12:00 AM

Pacientes deben hacer un “tour” para conseguir medicinas en Táchira

El Pedialyte reapareció, pero a la fórmula le agregaron zinc y ya no se vende a precio regulado, pasó de 7 a 32 Bs.

Comprar medicamentos en el Táchira es casi igual que hacer el mercado. Las personas, desesperadas, hacen un tour de una a otra farmacia y, en muchos casos, no logran conseguir los productos que buscan, ante la interminable escasez que reina en esta zona de frontera.

Gerentes y propietarios de farmacias en San Cristóbal aseguran que la mayoría de los productos que escasean son los que tienen precios regulados, ya que muchos laboratorios se han visto en la obligación de reducir la producción, pues los costos no dan, además de algunas dificultades, atribuidas al control cambiario, entre otros aspectos.

Es así como todos coinciden en la ausencia total de dos medicamentos principales y con mucha demanda en Venezuela, como son el Glucofage, Grafornil (en todas sus presentaciones), para pacientes con problemas de azúcar en la sangre, y el Eutirox, recetado en patologías asociadas a la tiroides.

Respecto a estos dos productos, Eutirox y Glucofage, encargados de farmacias aseguran que han visto desesperación en los pacientes que requieren tratamiento continuo con estas medicinas, al no poder ubicarlos en los establecimientos de la región.

Medicamentos para la tiroides, azúcar en la sangre y variaciones de anticonvulsivos, escasean en el Táchira.

Otros medicamentos, como el Dantoinol, anticonvulsivo de efecto estabilizador sobre las membranas excitables de diversas células, también en algunas farmacias lo reportan agotado.

Tampoco se consiguen fácilmente productos como el Benutrex, complejo de vitamina B; el Bencetazil, para el tratamiento de infecciones por gérmenes sensibles a la penicilina, muy recomendado por los médicos para algunos cuadros específicos, pero también desaparecido de los anaqueles de las farmacias.

Igualmente se reportan entre las listas de los productos fuera de existencia el enjuague bucal Listerine, algunas variedades de sobres antigripales, el Dologesic en presentación regulada de 24 pastillas por 7 Bs, la solución fisiológica, y algunos catéteres especiales, por ejemplo los requeridos para recién nacidos prematuros.

Algunos medicamentos recomendados para controlar problemas de la presión arterial tampoco se consiguen, tales como el Ziac y otras variaciones de anticonvulsivos como el Epamin y el Valprom, además del Acetaminofén, de una marca específica en jarabe y en gotas pediátricas.

Los anticoagulantes, tales como el Coumadin y el Anasmol, son otro dolor de cabeza para los pacientes que necesitan ingerirlos con la finalidad de evitar los riesgos de formar coágulos de sangre que pueden dejar serias consecuencias.

Reapareció el Pedialyte

Un caso bien particular es el del Pedialyte, suero oral para la rehidratación, con glucosa y electrolitos, específicamente diseñado para la prevención y el tratamiento de la deshidratación causada por diarrea u otros cuadros en edades pediátricas.

El Pedialyte estuvo durante varios meses desaparecido de las farmacias en el Táchira, las neveras donde se exhibía al público, en diversas presentaciones y sabores, permanecían vacías en los locales comerciales. Este producto tenía un costo de 9,50 Bs, pues está regulado su precio.

De forma repentina el Pedialyte reapareció en las farmacias, pero con una nueva presentación, que incluye una fórmula con aporte de zinc, pero con este ingrediente nuevo, el producto ya no se vende a precio regulado y la gente puede adquirirlo a 32 Bs y se consigue en cantidades normales en cualquier expendio de medicamentos.

Fuga de medicamentos en la frontera

Denuncian los mismos pacientes, y algunos gerentes de las farmacias, que la condición de frontera que tiene el estado Táchira perjudica sobremanera la existencia de medicamentos, pues tienen la presunción de que existe una especie de mafia que se encarga de llevarlos a Colombia.

Indica un propietario de farmacia que desde hace varios meses no recibe dotación de Glucofage, producto de precio regulado, con valor inferior a 20 Bs; no obstante, en varios recintos comerciales en el Norte de Santander, Colombia, se puede conseguir de marca venezolana y registro de Venezuela, por un monto de 200 Bs en adelante.

En Táchira, al no conseguirse bajo ninguna presentación genérica un sustituto del Glucofage, la gente prefiere encargarlo desde Colombia o viajar hasta Cúcuta para poder encontrarlo, sin importarles que tengan que pagar hasta 10 veces su valor regulado.

Se buscan medicinas hasta en las redes sociales

Ya se ha convertido en una práctica común ver a las personas solicitar a través de las distintas redes sociales disponibles, gracias al avance de la tecnología, algunos medicamentos que no se encuentran en la farmacia, por lo que el “tour” ha llegado incluso a la red en busca de medicinas.

Todos, alguna vez, han recibido un mensaje en cadena o han visto una publicación solicitando la ayuda para ubicar algún medicamento que necesitan con urgencia, y solicitar su venta o donación para cubrir el requerimiento, pues la salud no espera.

Incluso los medios de comunicación han convertido en un servicio público la tarea de solicitar a sus usuarios la medicina que requiere determinado paciente y apelar a la generosidad de las personas o propietarios de farmacias que pudieran tener alguna cantidad de ese producto.
El temor de las pequeñas farmacias

En el caso del Táchira, propietarios de farmacias expresaron su temor ante la llegada de grandes cadenas de farmacias, pues consideran que, aunque no tienen ofertas atractivas y grandes diferencias en los precios, tienen el “gancho” de los compradores en la venta de misceláneos.

Explicaron algunos gerentes que las cadenas de farmacias adquieren productos en mayores cantidades, mientras que los locales pequeños no pueden comprar esas proporciones y esto, sumado a no poder ofrecer productos como maquillaje, alimentos, bebidas, cremas y otras variedades, les resta mucha capacidad de mercado.

“La gente se queja de que viene cada semana y los precios han aumentado, pero resulta que a nosotros nos pasa exactamente lo mismo, cada vez que llamamos para hacer un pedido nos informan que el producto subió de precio; eso ha llevado a que cada vez sea menor el margen de ganancias que obtenemos y nos pongamos al borde de la quiebra ante estas situaciones”, dijo un propietario en San Cristóbal.

Laura Sobral


  • Noticias Anteriores

    abril 2014
    LMXJVSD
    « mar  
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930 
  • Espacio publicitario disponible - S3 (0426-2722583)

  • Espacio publicitario disponible - N4 (0426-2722583)