logoMundial
logoMundial
Venezuela - Martes 22 julio, 2014

Regional - 19 marzo, 2014 | 12:00 AM

Ordena la sentencia del TSJ limpieza de las vías y garantía del libre tránsito a los sancristobalenses

El amparo constitucional del TSJ, de fecha 12 de marzo de 2014, está sustentado en la demanda de protección de derechos colectivos.

El amparo constitucional del TSJ, de fecha 12 de marzo de 2014, está sustentado en la demanda de protección de derechos colectivos.

El alcalde Daniel Ceballos no se pronunció este martes sobre la sentencia.(Foto/Gustavo Delgado)

El alcalde Daniel Ceballos no se pronunció este martes sobre la sentencia.(Foto/Gustavo Delgado)

El amparo constitucional cautelar, firmado por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), bajo expediente número 14-0194, del pasado 12 de marzo, que ordena  a los alcaldes de Baruta y El Hatillo (Miranda), Gerardo Blyde y David Smolansky, el cumplimiento de cinco medidas cautelares, entre ellas la remoción de obstáculos y barricadas que impidan el libre tránsito, fue extendida este lunes a los burgomaestres de San Cristóbal, Maracaibo, Chacao y Diego Bautista Urbaneja (en Lechería, estado Anzoátegui), acciones que deberán ejecutar con cooperación de otros organismos en sus jurisdicciones.

Contempla la sentencia que las autoridades municipales, dentro de sus competencias, “realicen todas las acciones y utilicen los recursos materiales y humanos necesarios, a fin de evitar que se coloquen obstáculos en las vías públicas que impidan el libre tránsito de las personas y vehículos”.

De igual manera, según la decisión, “deben proceder a la inmediata remoción de tales obstáculos y que se mantengan las vías, y zonas adyacentes a éstas, libres de residuos y escombros, y de cualquier otro elemento que pueda ser utilizado para obstaculizar la vialidad urbana”.

En segundo lugar,  emplaza a los alcaldes a “cumplir con su labor de ordenación del tránsito de vehículos, a fin de garantizar un adecuado y seguro  desplazamiento por las vías públicas de sus municipios”.

Como tercer punto, ordena “velar por la protección del ambiente y el saneamiento ambiental, aseo urbano y domiciliario”.

El cuarto punto indica que deben los alcaldes “girar instrucciones en sus respectivos cuerpos de Policía municipal, a fin de dar cumplimiento efectivo a lo previsto en el artículo 44 de la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana”.

En este sentido, emplazan a las autoridades a “desplegar actividades preventivas y de control del delito, así como, en el ámbito de sus competencias, promover estrategias y procedimientos de proximidad con las comunidades de sus espacios territoriales, a fin de lograr la comunicación e interacción con sus habitantes e instituciones locales, con el propósito de garantizar y asegurar la paz social, la convivencia, el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de la ley”.

“Debe coordinar al ayuntamiento 

con Gobernación y Defensoría” 

Las cinco medidas cautelares “son vinculantes para todos los tribunales de la República”, señaló un abogado consultado al respecto. Sin embargo, aclaró que muchos de estos aspectos, aun y cuando forman parte de las competencias de los burgomaestres, dependen de la coordinación y cooperación de otros organismos públicos como Gobernación, Ministerio del Ambiente, Defensoría del Pueblo,  entre otros.

En tal sentido, precisó el jurista que: “Los llamados al cumplimiento de esta orden deberán sopesar el  marco de eficacia de la sentencia, es decir, en qué condiciones desarrollarán las acciones pertinentes para darle cumplimiento, cuando son precisamente sectores de la comunidad, quienes en el legítimo y constitucional derecho a la protesta mantienen una acción concreta  que podría impedir, inclusive, los buenos oficios de las autoridades”.

A pesar de reiterados intentos de Diario La Nación por consultar al alcalde de San Cristóbal,  Daniel Ceballos, su posición con respecto a la decisión del TSJ, no fue posible. Tampoco fue posible obtener la declaración oficial de Voluntad Popular, ni del gobierno municipal, al respecto.

Leidy Zafra