logoMundial
logoMundial
Venezuela - Miércoles 23 julio, 2014

Regional - 17 abril, 2012 | 12:00 AM

Protesta pública por hundimiento en la vía a Palmira

Colapsada quedó la vía, ante la retención vehicular que se inició desde Las Vegas de Táriba.

Como una medida de presión, la comunidad de Torbes, en Cárdenas, efectuó una protesta este lunes en la entrada a dicho sector, obstaculizando con palos y cauchos la vía que conduce al municipio Andrés Bello, para exigir a las autoridades una solución rápida para la vialidad, que los comunica con Palmira, la cual quedó interrumpida por un deslizamiento que se originó en horas de la madrugada.

Desde las siete de la mañana, los habitantes de Torbes trancaron la vía hacia Cordero, quemando cauchos y exigiendo ser escuchados, lo cual desencadenó en una tranca descomunal que se inició en Las Vegas de Táriba. De allí, la retención vehicular llegaba hasta la entrada a Torbes, donde fue atravesado un vehículo de la ruta de la Universidad del Táchira, cuyos estudiantes se sumaron a la protesta.

Adultos, ancianos, niños y adolescentes bajaban y subían caminando. Algunos arrastrando maletas; otros cargando bolsas, y un buen grupo con cara de desespero ante la posibilidad de llegar tarde a su destino. Los conductores, atascados en la vía, mostraron su malestar, ya que perdieron más de tres horas en cola, en espera de que fuera restablecido el paso.

Cauchos quemados colocaron en la vía los habitantes de Torbes para interrumpir el paso hacia Cordero.

Mientras varias personas optaron por caminar, tratando de no llegar tarde a su trabajo, estudio, al médico o a su diligencia personal, otro grupo optó por abordar a los mototaxistas, quienes no desaprovecharon la situación para movilizar a aquellos que se les dificultaba caminar o sencillamente no querían hacerlo, ante la demora que representaba.

Gonzalo Beltrán, habitante de Torbes, explicó que la problemática de la comunidad en materia vial data de hace cinco años, tiempo en el cual han remitido varios oficios con soportes a la Alcaldía de Cárdenas, sin recibir hasta la fecha respuesta. Situación que redunda en el deterioro progresivo de la vía a consecuencia de las lluvias y por ende, la ausencia de algunos servicios como agua, gas, luz y transporte.

—Hemos hecho todas las diligencias posibles, con documentaciones, a través de las alcaldías de Cárdenas y Guásimos, pero lamentablemente no ha habido una solución porque la autoridades esperan que ocurra una desgracia. Justamente, evitando una desgracia, cerramos la vía principal hacia Cordero, ya que la carretera se cayó esta madrugada, quedando afectadas más de 2 mil personas, entre ellas 700 niños—.

Beltrán habló específicamente de la vía que comunica a Torbes con Palmira, cuyo puente está en avanzado deterioro y por ello, el transporte público no presta su servicio desde hace dos semanas.

Las autoridades evaluaron la carretera que desde Torbes conduce a Palmira, que quedó destrozada en uno de sus tramos a causa de un deslizamiento

Aunado a ello, uno de los tramos, pasando la estructura metálica, sufrió severos daños a causa de un deslizamiento, que provocó el hundimiento y agrietamiento de la calzada, aproximadamente tres metros, y con el peligro latente de derrumbarse por completo hacia el barranco.

—Decidimos trancar la vía porque amaneció caído el cerro. No vamos a esperar que pase una desgracia. Los vehículos antes pasaban a riesgo, y la camioneta si dejó de pasar hace dos semanas; llega antes del puente y se regresa porque las bases del puente están en el aire. Tenemos que ir a pie, en bicicleta o en moto, para llegar a Monte Carmelo y subir a Palmira— aseguró la vecina Celidonia Rojas.

Rojas también expresó que antes había paso por un puente colgante en la parte de abajo, que se denominaba “La Hamaca”, pero hace 15 días el río se lo llevó.

—No importa si es el Gobierno local, regional o nacional, pero que se apersonen y vean las condiciones en que estamos. Somos seres humanos los que vivimos acá, señores. Esto se va a caer y suena como crónica de una muerte anunciada. No es que al problema le montemos otro problema o resignación, sino que nos den una solución que perdure en el tiempo—.

Para Rosalía Pérez, quien vive pasando el tramo caído, la situación es más peligrosa, ya que pasar la carretera caída caminando es un riesgo. “No ha habido una desgracia porque Dios no ha querido. Si esta madrugada hubiese pasado un carro, el deslizamiento se lo hubiese llevado. Y el transporte no pasa porque le da miedo, y es obvio, ante semejante destrucción de la vialidad”.

Contó que han sido innumerables las veces que han pedido ayuda a la alcaldesa Máryury Pernía, pero recuerda la última vez que la alcaldesa estuvo de paso por la comunidad de Torbes: “Fue cuando el problema en Silgará, hace año y medio. La secuestraron y todo allá, no había vuelto porque le daba miedo”, dijo la vecina.

Autoridades evalúan los daños

Debido a la tranca generada por la protesta de la comunidad de Torbes, al sitio llegó un contingente de la Guardia Nacional con el general Oscar Márquez, director de Ingeniería de la GN y encargado de la Operación Vida los Andes en Táchira. “Vamos a buscar una solución. Yo tengo potestad para brindarles una solución. Vamos a ver el problema y planificamos”, dijo a los manifestantes.

Entre dimes y diretes con los vecinos, estos accedieron a levantar la protesta para llevar al general Márquez hasta el sitio del derrumbe y restablecer el paso vehicular hacia el municipio Andrés Bello y zonas circunvecinas. “Nos garantizó, nos dio su palabra de manera pública de que iba a tomar la solución necesaria para este problema de vialidad destruida y colapsada”, dijo Beltrán, vocero de la comunidad.

Igualmente precisó que así como el general Márquez hizo presencia, con el compromiso final de no moverse hasta resolver el problema, en busca de una solución efectiva, la comunidad se comprometió a dar un plazo de 48 horas a dicha autoridad para ver respuestas, de lo contrario tomarán acciones de calle otra vez, hasta lograr su cometido: ser escuchados y atendidos.

El puente ha ido cediendo poco a poco y ante el peligro de caerse, el transporte no pasa desde hace dos semanas.

La alcaldesa Máryury Pernía también llegó al sector en compañía del director regional del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, Fabián Sánchez.

—Desde la semana pasada, con las torrenciales lluvias que se vienen suscitando en el estado se ha debilitando uno de los estribos del puente sobre la quebrada La García, a la entrada del Torbes. Me encuentro con el general Márquez y Fabián Sánchez, para hacer las evaluaciones de los daños en materia vial de esta comunidad y definir las acciones a emprender para restablecer el paso vehicular y peatonal—.

La burgomaestre acotó que también se registró un desplazamiento en el sector de La Aduana, que está afectando a esa comunidad debido a la saturación del agua y los terrenos de arcillas expansivas, que producen desplazamientos en masas. “Estamos aquí, haciendo frente al problema y coordinando las acciones necesarias que eviten el peligro latente en estas comunidades”.

Aseveraron el general Márquez y la alcaldesa Pernía que este mismo lunes, al final de la tarde, habría maquinaria en el sitio para comenzar a dar respuesta a la comunidad.

 

Mariana Contreras