Venezuela - Sábado 19 abril, 2014

Regional - 5 agosto, 2012 | 12:00 AM

Santo Cristo de La Grita: patrimonio cultural de Venezuela

El Santo Cristo de La Grita, un sentimiento de fe que ya es universal.

Con la declaratoria del presidente de la República, Hugo Chávez Frías, del cinco de septiembre de 2010, el Santo Cristo de los Milagros de La Grita es patrimonio cultural de Venezuela. El cronista de la capital del municipio Jáuregui, Néstor Melani Orozco, explica porqué ese Cristo es una historia nacional.

Néstor Melani, artista plástico, historiador y cronista de La Grita, municipio Jáuregui.

El también artista plástico e historiador, hizo un recuento de la historia de la imagen, a partir de 1576, cuando el capitán de navío e invasor, Francisco de Cáceres, refundó la comarca de los Humogrías, que poseían un grito de guerra, por el que se nombró Ciudad del Espíritu Santo de La Grita.

Luego llegaron los evangelizadores, hacedores de la fe católica, romana y en esa fe crearon el Convento Franciscano de Santa Clara, en 1578, luego en 1580 iniciaron el camino a las primeras letras, a los nativos, fundaron la primera Escuela de Pintura de Venezuela, y abrieron la religiosidad a un mundo nuevo.

La devoción era a Santa María de los Ángeles, la madre de Dios, por la que construyeron una capilla dentro del convento, que es hoy la iglesia gótica de Los Ángeles. El tres de febrero de 1610, La Grita fue destruida por un terremoto que abrió un callejón que los habitantes llamaron de San Francisco, obligando a los misioneros a emigrar a Tadea, donde existía una abadía en la que estaba el fraile Francisco, escultor y manierista, quien se propuso hacer un crucifijo para proteger la ciudad de los terremotos.

Fray Francisco comenzó su trabajo, día y noche, sin descansar, pero no le podía tallar el rostro, y rezaba para lograrlo, hasta que el cansancio lo dominó en la noche y cuando despertó al amanecer, el Cristo Santo poseía su rostro. Citando a Emilio Constantino Guerrero, dijo que “narró que los frailes le cosieron el primer perisoma con hilos de Italia de Asís, donde San Francisco había permitido el vuelo de las aves”.

Melani relató algunos momentos importantes del país, como el movimiento de Los Comuneros de Venezuela, que en octubre de 1779, dio su grito a las reformas económicas y al mal gobierno, una idea que se extendió por América del sur, como preámbulo de un testimonio de libertad. Más tarde, el once de octubre de 1810, “La Grita firmó su Acta de Adhesión a la Independencia de Venezuela, uniéndose al grito de aquel 19 de abril de 1810”.-

El historiador refirió que el sacerdote de la Independencia, Fernando José García, vivió en la casona del Llano de la Santa Cruz, y fiel al ideario de Bolívar, lo recibió durante la Campaña Admirable, el 17 de abril de 1813, y lo llevó a la capilla para que conociera al Santo Cristo de los franciscanos, hoy Patrono de los tachirenses y reliquia colonial e histórica de Venezuela.

De esa manera –indicó- el Libertador, en compañía de Atanasio Girardot, Fermín de Ribon, Francisco de Paula Santander, Rafael Urdaneta, su tío José Félix Ribas, Antonio Ricaurte, soldados de Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, oró ante la imagen que hizo Fray Francisco y ofrendó una promesa ante el Cristo de La Grita: dar la libertad a la patria y cubrir de gloria e independencia a la América entera.

De allí que “por eso, aún más nuestro Santo Cristo cuatricentenario es una de las imágenes más consagradas a la historia nacional, en el sentido hermoso de la fe y en la pureza de los siglos. Años más tarde, el San Cristo fue trasladado a la capilla del Convento”.

El doce de marzo de 1830, el mariscal Antonio José de Sucre, a su paso para Caracas por La Grita, visitó al Santo Cristo y recordó cómo Bolívar en 1813 había implorado un milagro.

De manera que, insistió Melani, “la historia se enalteció ante el Santo Cristo de La Grita como una inmensidad de hechos, milagros, fe, humildad. Viajeros del mundo arribaron y han arribado cada día a La Grita a cumplir promesas ante el Cristo de los andes, una imagen sagrada con afinidades al Cristo del humilladero de la nueva Pamplona o al Señor de los Milagros en Perú”.

Dijo que el seis de agosto de 1883, nombraron párroco de la iglesia del Espíritu Santo al padre Jesús Manuel Jáuregui, quien mandó a bajar de la capilla del Convento al Santo Cristo de los Milagros a la iglesia matriz y lo declaró vigilia espiritual de La Grita; también fundó el Colegio Seminario del Sagrado Corazón de Jesús.

“Dice monseñor Jáuregui, cuando escribió el libro: “El amor Divino”, que el Libertador le ofrendó una promesa al Cristo. Y su milagro fue la libertad de América. Y salió sin darle la espalda en señal de respeto. Años después, en 1947, lo comentaba la poetisa Isaura y lo anotaba en sus versiones el poeta Teodoro Gutiérrez Calderón. Jáuregui proclama la fe a un Cristo del Barroco”.

El historiador dijo que el Cristo también fue interventor en la Revolución Liberal Restauradora, porque cuando el general Cipriano Castro llegó a La Grita, ofrendó con honor y fe, momento que -agregó- recordó después el general Juan Vicente Gómez; también el general Eleazar López Contreras se arrodilló a los pies de la imagen sagrada.

De manera que –expresó el cronista jaureguino- son cuatro siglos de fe al Santo Cristo que hoy tiene su santuario en el lugar del Llano del Cura, “un sentimiento a la promesa de Bolívar, regalo de amor del presidente Hugo Chávez, en la inmensidad del legado mayor de la libertad y el compromiso social a los pueblos de la Patria. Es un sentimiento de ser históricamente el Patrono de la Patria y fe de la nación entera”.


  • Espacio publicitario disponible - S3 (0426-2722583)

  • Noticias Anteriores

    abril 2014
    LMXJVSD
    « mar  
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930 
  • Espacio publicitario disponible - N4 (0426-2722583)