logoMundial
logoMundial
Venezuela - Jueves 24 julio, 2014

Sucesos - 20 julio, 2012 | 12:00 AM

Asesinaron a otro mototaxista en Santa Ana

Reinaldo García Alzate.

Presuntamente para despojarlo de pertenencias, fue asesinado de dos tiros un mototaxista, en plena vía pública del sector La Victoria, en Santa Ana del Táchira, municipio Córdoba.

Entre las pocas pertenencias que le hallaron, la víctima tenía un documento de identidad a nombre de Leinner Rodríguez, pero luego se estableció que su nombre era Reinaldo García Alzate, de 23 años de edad, con residencia en el barrio Eleazar López Contreras.

Se pudo conocer que además de laborar como taxista en la línea de mototaxis “Gran Frontera”, que opera en las inmediaciones del mercado Pequeños Comerciantes, García Alzate, en sus tiempos libres se dedicaba a trabajar en el autolavado de una estación de servicio cercana al Terminal de Pasajeros de La Concordia.

El cadáver abaleado del mototaxista fue localizado a un costado de la vía, en La Victoria, este miércoles, a las 5 de la tarde, aproximadamente, y aunque no se especificó cuáles, se dijo que le habían robado algunas pertenencias.

Sin embargo, al momento que hicieron presencia funcionarios de Politáchira, adscritos a la estación policial Santa Ana, sobre la acera localizaron su motocicleta, una Empire Keway, negra, con franjas rojas, placas AB1H32, que se ignora el por qué no se la llevaron si, como se presume, lo mataron para robarlo.

Al conversar con la novia de la víctima, ésta manifestó que a las 4 de la tarde habló con él por última vez, para cuando García Alzate fue asesinado, no estaba de servicio, por lo que la chica ignora qué hacía en ese lugar, aunque no se descarta que haya aceptado hacer una carrera.

Dijo la muchacha, que no se identificó, que Reinaldo tenía cerca de cuatro años trabajando como mototaxista, y en la línea actual, era avance. No tenía hijos, ni tampoco problemas de ninguna índole, aseguró la joven, quien pidió a las autoridades abocarse al esclarecimiento del crimen de su novio.

Una comisión de la Brigada Contra Homicidios de la policía científica se trasladó al lugar del suceso, e inspeccionó la escena del crimen, donde parecía haber indicios de que el mototaxista había forcejeado con su o sus victimarios.

Posteriormente, efectuaron el levantamiento planimétrico, la fijación fotográfica y la colección de evidencias de interés criminalístico, entre ellas la motocicleta de la víctima, para luego trasladar el cadáver hasta la morgue del Hospital Central de San Cristóbal. (MB )