Reconstruye el Cicpc últimas horas de vida del docente tachirense asesinado en Barinas

Publicado el 0 Commentarios
José Gregorio Castillo Varela.

José Gregorio Castillo Varela.

Funcionarios del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas –Cicpc- Barinas, reconstruyen las últimas horas de vida del docente tachirense que fue hallado degollado y apuñalado en su apartamento, este lunes en la mañana.

Las pesquisas se centran fundamentalmente en la escena del crimen como tal,  en el vehículo Optra que utilizó el asesino para huir del lugar y que luego dejó abandonado, y en el entorno amistoso de José Gregorio Castillo Varela, de 48 años de edad.

Un cuchillo de cocina es una evidencia de interés criminalístico,  presuntamente propiedad del profesor, y es  analizado, a fin de  colectar en éste  alguna huella digital que incrimine al asesino.

Se sigue manteniendo la tesis de que el autor, o autores, del abominable asesinato, era bien conocido por la víctima, y que el docente le permitió  ingresar a su apartamento sin ninguna reserva.

Las investigaciones policiales indican que Castillo fue visto el domingo en la noche, cerca de las 10:00, en un club nocturno de  Barinas,  donde acompañado por varias personas ingería licor. Previamente, había asistido, posiblemente con el mismo grupo, al estadio La Carolina, donde disfrutó del partido de fútbol entre Zamora y  el Deportivo Anzoátegui.

Se presume que con uno o algunos de estos amigos, Castillo Varela llegó a su apartamento a altas horas de la noche. Lo que pasó de allí en adelante es lo que tratan los investigadores de descubrir.

El cadáver fue localizado el lunes, aproximadamente a las 8:00 de la mañana, por un sobrino, que en vista de que no le respondía el teléfono celular, acudió al lugar acompañado de la policía, haciendo el hallazgo de Castillo Varela, en el apartamento  1,  del primer piso del  edificio Miguez 2, entre la avenida Libertad y calle Briceño Méndez.

El educador trabajó durante quince años en la  escuela Alfredo Arvelo Larriva, en Quebrada Seca, estado Barinas, donde también había hecho su vida. (MB)